Es un instrumento normativo que orienta y regula el desarrollo urbano de las localidades más pobladas de una comuna, estableciendo normas que deben cumplir todos los propietarios de terrenos (públicos y privados). A través de estas normas se define:

  • Dónde podemos lotear y cómo podemos construir en las diferentes zonas o sectores (superficies mínimas de subdivisión de terrenos, altura de las edificaciones, porcentaje de ocupación de los terrenos y superficies que deben ser libres, entre otros);
  • Cuáles son las áreas de riesgo para el emplazamiento de edificaciones en una localidad y las zonas no edificables;
  • Cuál es la red de calles principales que se requiere para el crecimiento y accesibilidad en la localidad, proponiendo nuevos ensanches y aperturas que garanticen una evacuación rápida y segura ante emergencias.

COMPONENTES DE UN PRC:

1. Memoria Explicativa
2. Ordenanza Local
3. Planos
4. Estudio de Factibilidad Sanitaria